Idea

Los mayores beneficios clínicos de la terapia con eritropoyetina (Epo) están asociados al tratamiento de anemia, disminuyendo la necesidad y, por ende, el riesgo de las transfusiones sanguíneas. Sin embargo, en la actualidad, existe preocupación por la generación de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. En ese contexto, debe considerarse la participación de otros factores, como el aumento de homocisteina circulante, ya que la terapéutica es aplicada en patologías muy complejas, como la insuficiencia renal crónica, pacientes con compromiso cardíaco y/o vascular. Se ha sugerido la interacción homocisteína-eritropoyetina como factor de riesgo de alteraciones cardiovasculares, por lo que se analizan, en un modelo de hiperhomocisteinemia, los cambios estructurales de las proteínas séricas y los mecanismos involucrados mediante la identificación de caminos de señalización.

Investigadores Intervinientes (0)